LA OPOSICIÓN A CASTRO HA TRIUNFADO

CRÓNICA DE OPINION PARA LA REVISTA “Siglo XXI”, lunes 7 de enero del año 2002

El Movimiento de Derechos Humanos y la Oposición Civilista al régimen de Fidel Castro, tanto dentro de Cuba como en el Exilio,  han triunfado frente al totalitarismo porque, de hecho y aunque el comisariado comunista de La Habana trata de enmascararlo a toda costa,  las manipulaciones castristas  para  que la nación cubana regrese a las fuentes de la cultura y del orden económico  occidental,  cada día son mas palpables en todos los órdenes.

En este sentido, consideramos que con cada gesto,  oportunista y solo aspirando a salir momentáneamente de la debacle por la que atraviesa, pero  que de   todas formas Castro  ejecuta intentado acercarse  al Gobierno de los Estados Unidos de América, sin embargo con todas estas piruetas de déspota en quiebra que rinde tributo de pleitesía a esos congresistas, líderes empresariales y cívicos y a otros  miles de  representares de la cultura capitalista estadounidense,  a los que en el lenguaje castrista de siempre se les calificada como los “los agentes de dominación y de propaganda del imperialismo norteamericano” y a los que en l960 expulsó, e incluso a no pocos encarceló y hasta asesinó mediante  fusilamientos, para acentuar aun mas estridentemente su rompimiento eterno con todo lo que significara vínculos con el Universo Yankee,  al final no le ha quedado otro remedio que poner en práctica  todos estos ejercicios de  miserable genuflexión para sobrevivir,  mediante los que Castro nos está entregando la mas contundente evidencia de su completa derrota.

Esto lo podemos confirmar con las citas textuales extraídas  de los miles de arengas públicas de Fidel Castro, en las que proclamó  su obsoluta convicción de que el ideario comunista él lo iba a extender a través de la lucha armada, léase el terrorismo sin fronteras,   por   toda la América Latina, por  África y por cada uno de los confines del planeta,  adonde fuera preciso ejecutar guerras para liquidar la presencia de los explotadores capitalistas.  En este orden de conspiraciones contra los Estados Unidos, no se puede olvidar que los Castristas desarrollaron diversos planes de acción a través de terroristas que operaban hasta dentro de la Unión Americana, como fueron los casos de los Panteras Negras, los Macheteros en New York y en Puerto Rico y decenas de otras bandas de malhechores, rufianes, asaltantes y asesinos de la peor especie, muchos de los cuales aun reciben cobijo dentro de Cuba.

No obstante, ahora Fidel Castro dice que está dispuesto a pagar por las propiedades norteamericanas que él robo a sus dueños para incorporarlas a sus feudos personales.  El señor comandante que un día auguró la caída bajo sus pies de Washington, ahora gime como una damisela de la mala vida, arrepentida, para que esa capital de la economía de libre mercado y los derechos humanos, levante el embargo y,  por consiguiente,  regresen los inversionistas americanos a Cuba para, nada menos, que retornar al punto de partida de l959.  Es decir, que las empresas capitalistas de Wall Street vuelvan a fomentar el crecimiento económico y la prosperidad de la sociedad cubana,  como lo hicieron hasta que Fidel Castro las confiscó, disparando así el primer cañonazo de esta guerra inútil,  que ya lleva 43 años y que solo él con su infinita y demencial soberbia provocó.

Por todo ello, los opositores democráticos podemos decir que en el terreno de la batalla de las ideas,  YA HEMOS TRIUNFADO.

Comentó para Contacto Cuba, programa diario de Radio Martí, Ricardo Bofill